Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

no podemos ser cómplices

Más de 20 activistas de Greenpeace de cinco países diferentes han parado durante horas en el Puerto de Bilbao, un barco  con destino a los países de la coalición liderada por Arabia Saudita que participan en la guerra en Yemen. © Greenpeace/ Santi Burgos

Además de ecologista, Greenpeace es desde sus orígenes una organización pacifista, por lo que vemos con inquietud los numerosos conflictos actuales y el rearme generalizado que se está produciendo a nivel global. Y en este escenario el Gobierno español mantiene un rol de dudosa coherencia.

Destaca el papel de España en la cruenta guerra del Yemen, un conflicto fraticida donde el enfrentamiento entre los dos bandos en lucha ha ocasionado casi 10.000 bajas de civiles y que, según la ONU, es el principal problema humanitario causado por el ser humano del momento. España se ha convertido en un fiel proveedor de armamento para el bloque liderado por Arabia Saudí en esta guerra que masacra al país de Oriente Próximo.

Mientras las empresas patrias hacen el agosto con el sufrimiento de la población yemení, el Gobierno de España cubre sus espaldas con el manto de la Ley de Secretos Oficiales. Por eso el pasado mes de febrero protestamos en Bilbao contra la exportación ilegal de armas Marca España, ya que burla la normativa nacional e internacional que prohíbe vender armamento si puede ser usado contra la población civil. Seguiremos insistiendo para lograr que este mundo sea verde y en paz.

Retrato de Mario Rodríguez

Mario Rodríguez es el director ejecutivo de Greenpeace España

@mario_rod_var

Texto: Mario Rodríguez   Fotos: © Greenpeace/ Santi Burgos