Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Dale la vuelta al sistema de movilidad

Aquí tienes algunas sugerencias para mejorar tu salud y la del planeta

Bicicleta, carsharing, tren y bus, coche eléctrico... pictogramas de transporte con recomendaciones para darle la vuelta al sistema de movilidad © Estudio Diego Feijóo / Greenpeace

Darle la vuelta al sistema de movilidad también está en tus manos. Por insignificantes que parezcan, rutinas diarias como ir en bici o tendencias como los viajes en coche compartido suponen grandes avances en la reducción de emisiones. Aquí tienes algunas sugerencias para mejorar tu salud y la del planeta.

EN LA CIUDAD

MUEVE LAS PIERNAS SIEMPRE QUE PUEDAS. No hay nada más ecológico que caminar. Además, hacerlo media hora al día es una de las formas más sencillas y baratas de cuidarte. En ese tiempo puedes recorrer unos tres kilómetros, una distancia muy habitual en los desplazamientos urbanos.

DESPLÁZATE EN BICI. Es silenciosa, limpia y te permite estar en forma y conocer mejor tu ciudad. En distancias de hasta cinco kilómetros no hay medio de transporte más rápido.

UTILIZA EL TRANSPORTE PÚBLICO. La ocupación real de los automóviles es de 1,2 personas. Si la ocupación media de un autobús es de 50 personas, eso significa que desplaza a la misma cantidad de gente que 41 coches, solo que en un espacio 16 veces menor.

REDUCE EL TAMAÑO Y LA POTENCIA DE TU COCHE. Los más grandes y potentes consumen un 50% más que los pequeños. Cuando vayas a comprarte un coche, pregunta cuánta energía consume.

COMPARTE TU COCHE CON OTRAS PERSONAS. Cuantos más ocupantes, menos emisiones por cabeza. Pregunta en tu trabajo, a tus vecinos o busca compañero de viaje.

ALQUILA UN COCHE POR HORAS. No tener coche propio no implica renunciar a uno cuando de verdad lo necesites. No tienes más que registrarte en una web de carsharingpara obtener una llave electrónica con la que tendrás acceso a vehículos diseminados por tu ciudad.

EN VIAJES INTERURBANOS, UTILIZA EL TREN O EL AUTOBÚS SIEMPRE QUE PUEDAS. No solo estarás potenciando un servicio público y minimizando tus emisiones, también puedes aprovechar ese rato para leer, planificar tu viaje o simplemente disfrutar del paisaje.

EN LAS ZONAS RURALES

PARTICIPA EN LA COMPRA DE UN COCHE COMPARTIDO. Existen cooperativas de movilidad que financian la compra de un vehículo eléctrico con las aportaciones económicas de los usuarios y usuarias de un barrio o pueblo.

UTILIZA EL TRANSPORTE PÚBLICO BAJO DEMANDA. El autobús solo pasa cuando se pide en una aplicación del móvil. El recorrido se diseña en función de las solicitudes, lo que permite ampliar horarios y combinaciones.

APUESTA POR EL COCHE ELÉCTRICO. Es más fácil tener uno en las zonas rurales porque suele haber más espacio para recargarlo o alimentarlo mediante autoconsumo. Se trata de una inversión que cuenta con importantes ayudas públicas, como el plan Moves II, además de que se amortiza rápido gracias al ahorro de combustible.