Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

2020, también histórico en huracanes y tifones

Entre los titulares que nos deja este año, está también el de haberse batido récords de tormentas en zonas como el Atlántico. Una muestra más del impacto creciente de la crisis climática

huracanes y tifones

La fuerza de los ciclones y tifones de 2020 está por encima de la media de los últimos 30 años. No es casual. El calentamiento global está aumentando progresivamente la temperatura de la superficie marina y eso, entre otras causas, proporciona más velocidad de rotación a los ciclones y, así, más capacidad de destrucción.

En centroamérica, el paso este otoño de huracanes como Eta o Iota (se ha tenido que recurrir al alfabeto griego, una vez agotado el habitual por la gran cantidad de tormentas) se ha sumado a problemas previos como la sequía y la deforestación, lo que ha provocado graves corrimientos de tierras, el fallecimiento de cientos de personas e innumerables daños, dejando aún mayor vulnerabilidad frente a la Covid-19.

Y el caso de los huracanes del Atlántico, cuyo impacto, por cierto, cada vez se aproxima más a nuestro país, no es el único. En noviembre, Somalia se enfrentaba a la peor tormenta de su historia y, en Filipinas, el presidente Rodrigo Duterte declaraba en estado de calamidad a la isla de Luzón, azotada por tres tifones en un mes. El gobierno filipino estudia declarar la “emergencia nacional por cambio climático” y cada vez son más los países que quieren exigir responsabilidades a las naciones que más gases de efecto invernadero emiten, como causantes del agravamiento de los fenómenos meteorológicos extremos.

Según publica la revista Nature, la creciente calidez de la superficie marina está ralentizando el decaimiento de los huracanes y tifones al tocar tierra, lo que generará un mayor impacto humano. Si en los años 60 perdían el 75% de su intensidad en el primer día, ahora solo disminuye un 50% o, lo que es lo mismo, “mientras el planeta continúe recalentándose, el poder destructivo de los huracanes se extenderá tierra adentro”.

A celerando la transición energética y ecológica podamos intentar mitigarlo. ¿Se conseguirá?

¿Cómo se forman los huracanes?

En océanos de agua templada, el aire caliente sube y se generan cambios de presión, creándose grandes sistemas cerrados de circulación de aire en la atmósfera, que rotan en el sentido opuesto de las agujas del reloj en el hemisferio norte y en el sentido de las agujas del reloj en el hemisferio sur.

Una mujer

tiene 14 veces más posibilidades de morir ante un fenómeno climático que un hombre, según Oxfam.

La Convención de Ginebra

aún no reconoce el estatus de “refugiado climático”, pero está comprobado que hay un incremento de desplazamientos forzosos por causa del cambio climático.

Texto: Greenpeace   Fotos: Basilio H. Sepe