Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

“Luchar por defender el planeta es nuestro deber como seres humanos“

Como productor y director de cine, Álvaro Longoria (Santander, 1968) desarrolla su profesión con el convencimiento de que ha de transmitir valores a través de sus obras audiovisuales. Como activista y socio, Longoria ha producido dos documentales sobre el trabajo de Greenpeace en los dos polos del m

Carlos Bardem, Mike Fincken (capitán del barco) y Álvaro Longoria frente al Artic Surise

Álvaro Longoria se embarcó el año pasado en el Arctic Sunrise, junto a Carlos y Javier Bardem, para conocer la importancia del Antártico, demandar un Tratado Global de los Océanos y, además, rodar su último documental: Santuario (disponible en España en varias plataformas de streaming). “Viendo el ecosistema en estado puro, me impresiona la perfección de la naturaleza y lo poco que encajamos los humanos en ese equilibrio”.

“El cine tiene el poder de llegar a millones de personas”

¿Cómo comienza tu interés por la naturaleza y cómo se convierte en activismo?
Desde muy pequeño, fui amante de los animales y de la naturaleza. Y al convertirme en productor de cine, me di cuenta de que el cine tiene el poder de llegar a millones de personas. Producir y dirigir documentales y películas que transmiten los valores en los que creo, es mi forma de ayudar en esta misión. Y para mi la causa más importante es la de luchar por defender el planeta. E s nuestro deber como humanos y como habitantes de la Tierra.
Cuéntanos qué significaba antes y qué significa ahora Greenpeace tras, incluso, haber vivido con la tripulación del Arctic Sunrise y en el Esperanza.
Para mí Greenpeace era una organización legendaria pero desconocida; en mi imaginario estaban los héroes anónimos salvando las ballenas y las focas. Empecé a conocer la organización en 2000, durante con mi primer documental como productor. El documental narraba la lucha de la gente local por proteger la bahía de Portman, en Murcia, de la minería descontrolada. En esta lucha, el papel de Greenpeace fue clave. Me encantó que un grupo de ciudadanos de a pie pudiese cambiar las cosas usando la resistencia pacífica y los medios de comunicación.
¿Cómo fue la experiencia del rodaje de Sanctuario en el Antártico?
Fue en el Ártico cuando se empezó a fraguar la idea de grabar Santuario.
Ahora, tras rodar y difundir Santuario, he visto de cerca la importancia del momento que estamos viviendo. Además, he aprendido la importancia de la labor en equipo, de perseverar en la lucha, y he convivido con muchos héroes que dedican su vida a hacer un mundo mejor para todos. Esto es inspirador. Creo que Greenpeace ha sido históricamente infravalorada. Su aportación a la lucha medioambiental y al bienestar de la gente ha sido clave en la historia de la humanidad, y creo que este hecho no es del todo conocido para el público en general. Los fundadores fueron visionarios y, si más gente les hubiese escuchado, quizá no estaríamos en esta situación tan desesperada. Creo que es el momento de reivindicar esa labor histórica para continuar y expandir la lucha.
¿Eres de las personas que creen que la terrible crisis del coronavirus nos ha dejado aprendizajes que puedan impulsar la defensa del medio ambiente?
Esta crisis nos ha recordado que los humanos no somos dioses, somos muy frágiles y no podemos sobrevivir solos. Espero que esta crisis sirva para que la humanidad reaccione. La Tierra no está en peligro, estará aquí con o sin nosotros. Hemos puesto en peligro nuestra supervivencia actuando irresponsablemente. Aún hay tiempo de reaccionar, ¡pero debemos actuar ya!

“Es una pena que no ganásemos el Goya pues tenía una pancarta para sacarla al subir a por el premio.”

Texto: Mario Ruiz-Ayúcar Dorado