Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Cortos

Sin respiro para el orangután

El día 19 de agosto se celebró el Día Mundial del Orangután, una especie que tiene uno de sus principales hogares en las selvas de Indonesia, uno de los lugares más amenazados del planeta por el avance de la deforestación para el cultivo y producción industrial de aceite de palma o la minería.

Según un estudio del prestigioso instituto alemán Max Planck, solo en la isla de Borneo, la población de orangutanes se ha reducido en más de 100.000 ejemplares desde 1999 y la mitad ha sufrido las consecuencias de la extracción de recursos naturales de su hábitat. Contradice los optimistas datos del Ministerio de Medio Ambiente y Silvicultura de Indonesia, que afirma que la población ha aumentado más del 10% entre 2015-2017.

El mundo
al revés

El caso de Gloria Moreno, la sargento jefa del destacamento del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) en Lanzarote parece una broma, pero no tiene nada de gracia: la sargento se enfrenta a un expediente disciplinario por hacer bien su trabajo y perseguir los ataques al medio ambiente.   

Sobre Moreno pesa la amenaza de ser apartada del Seprona tras haber tramitado varias denuncias por vulneración de la legislación de protección del medio ambiente, algo que se presupone debería ser su trabajo. El caso ha encendido todas las alarmas para que la Guardia Civil ponga cordura en el caso y no eche por tierra el buen trabajo de protección del medio ambiente que lleva a cabo el Seprona desde hace 30 años.

Días contados para VALDEMINGÓMEZ

Este pasado verano, el Ayuntamiento de Madrid anunciaba el cierre de la controvertida planta de incineración de residuos de Valdemingómez en 2025. La quema de residuos es tóxica y cara: es el sistema menos eficiente y que menos empleo genera a la hora de gestionar residuos urbanos, por lo que el cierre de la planta es una muy buena noticia.

Valdemingómez lleva 25 años operando y fue diseñada para quemar 300.000 toneladas de residuos al año en un proceso que emite decenas de sustancias nocivas y peligrosas a la atmósfera, y genera hasta un 30% en peso del residuo incinerado en forma de escorias y cenizas altamente tóxicas que hay que almacenar de forma segura durante siglos en vertederos de seguridad.

Las ballenas seguirán protegidas

Recientemente ha terminado la 67 reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) y ha avalado la continuidad de la prohibición de la caza comercial de ballenas, a pesar de los intentos de un grupo de países encabezados por Japón para acabar con la medida. Además, se ha aprobado la declaración de Florianópolis, que consagra la importancia de las ballenas en el ecosistema global y a la CBI como un organismo de conservación.

A pesar de las muchas amenazas que sufren las ballenas, como el cambio climático, la contaminación por plásticos, las exploraciones sísmicas y la pesca industrial, no hubo suficiente apoyo para la creación de un santuario de ballenas en el Atlántico Sur. Aunque contaba con un claro respaldo mayoritario, no tuvo los dos tercios de los votos que necesitaba.

Coto a la pesca de Kril

La flota del kril y su poderosa industria han anunciado recientemente que darán una tregua a las sensibles aguas antárticas y dejarán de faenar en las zonas más vulnerables del océano Antártico. El kril es un pequeño crustáceo del que se alimentan pingüinos, focas, ballenas y otras especies marinas, y que constituye la base de la alimentación y la subsistencia de la zona.

Casi dos millones de personas en todo el mundo se han sumado a la campaña de Greenpeace, que ha logrado que el 85% de la industria reconsiderase su postura y se comprometiera a poner en marcha medidas concretas para reducir su impacto en la vida silvestre antártica. ¿Cómo? Empezando por respetar las zonas más amenazadas y sensibles a los impactos.

Armas sin control

El “culebrón” provocado por los vaivenes del Gobierno por la venta de 400 misiles a Arabia Saudí ha puesto de manifiesto, una vez más, la opacidad con la que se mueve el sector de la defensa y la industria armamentística.  La campaña Armas Bajo Control ha denunciado que este tipo de bombas ya han sido usadas por el ejército saudí para cometer crímenes contra la población civil en la olvidada guerra del Yemen.

Recientemente Greenpeace publicaba un estudio que saca a la luz cómo España autoriza sin control la venta de armas precisamente a Arabia Saudí, Emiratos Árabes o Israel sin controlar el uso que se hacía de esas armas, lo cual es ilegal.

En energía,
no sin mujeres

A primeros del mes de septiembre se hizo público el manifiesto “En energía, no sin mujeres”, que reivindica la participación de la mujer en la definición de un nuevo modelo energético que responda a las necesidades de las personas y del planeta. El manifiesto, impulsado por mujeres del sector, fue firmado por hombres que querían suscribir su compromiso para revertir la situación actual en la que sus compañeras son muy pocas veces invitadas en calidad de expertas a conferencias, debates, mesas redondas o comisiones en el ámbito de la energía. Los firmantes se comprometen a no acudir a ningún evento en el que no participen mujeres. Entre las impulsoras del manifiesto, se encontraban varias expertas de Greenpeace.

Espacio
Voluntariado

No paramos
Durante el verano el voluntariado no ha estado quieto y ha organizado limpiezas de playas y ríos con sus correspondientes auditorías de marcas, identificando a aquellas empresas más contaminantes y evitando que esa basura llegue a nuestros mares: Murcia, Tenerife, Girona, Almería o Tarragona han sido sólo algunas de ellas. Nos han acompañado socios y socias, amistades y también otras organizaciones amigas, ¡Gracias a todas por colaborar!

Campamentos Greenpeace
¡Un año más y ya son 21!. Durante este verano 174 participantes: peques, jóvenes y familias, han compartido sus vacaciones con nosotros. Acompañados por 25 “monis” provenientes de nuestro voluntariado, han aprendido y disfrutado, se han sentido activistas y han vivido en definitiva un verano diferente con el corazón de Greenpeace.