Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Una victoria para el clima

La eléctrica Iberdrola anunciaba a comienzos del pasado mes de diciembre el cierre de sus dos centrales térmicas de carbón. Una decisión que debería servir de ejemplo para el resto de empresas del sector que aún queman carbón para producir electricidad.

A comienzos del pasado mes de diciembre, la eléctrica Iberdrola anunciaba su solicitud al Ministerio de Energía del cierre de sus dos centrales térmicas de carbón, las de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia). Valoramos positivamente la medida, pero la eléctrica tiene que garantizar el futuro de las personas cuyos puestos de trabajo dependen de estas dos plantas.

En términos medioambientales, la decisión de Iberdrola debería servir de ejemplo para el resto de empresas del sector que aún queman carbón para producir electricidad, una actividad que genera
graves consecuencias para la salud y el medio ambiente.

Si no se termina con la quema de carbón, no cumpliremos los objetivos del Acuerdo de París y continuaremos provocando cambio climático. El avance de las renovables es ya imparable, lo quiera el Gobierno o no. Por eso, seguiremos trabajando para que los cambios que vengan sean justos con el clima y sobre todo con las personas.


Retrato de Mario Rodríguez

Mario Rodríguez es el director ejecutivo de Greenpeace España

@mario_rod_var