Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Hicimos historia

Electricidad sin carbón

Electricidad sin carbón

Nos llamaban locos. Decían que íbamos contra el progreso. Desdeñaban nuestros argumentos. Pero el tiempo nos ha dado la razón. El pasado sábado 14 de diciembre, mientras los líderes mundiales reunidos en Madrid trataban de llegar a un acuerdo en la COP25, en España se hacía historia: por primera vez, el sistema peninsular español produjo toda su electricidad sin nada de carbón. Ese día ninguna de las centrales de carbón trabajó y su producción fue exactamente cero, mientras la eólica batía récords de producción y superaba a todas las demás fuentes.

Desde Greenpeace, llevamos casi tres décadas luchando para que esto ocurra. En 1991, nos presentamos por primera vez ante el Congreso para exigir que no se construyeran más centrales térmicas de carbón. En 2007, publicamos un informe que demostraba que España podría producir el 100% de su electricidad con energías renovables, sin combustibles fósiles ni nuclear. Lo que ocurrió hace unas semanas es solo el principio: España no necesita el carbón, cuya quema es la principal causa del cambio climático, para generar electricidad suficiente para abastecer a la población.

Este hito se suma al reciente anuncio de Endesa de cerrar todas sus centrales térmicas de carbón en la península para 2022, al igual que han hecho las otras dos grandes eléctricas (Iberdrola y Naturgy), que han adelantado el cierre de todo su parque de carbón.

Quiero, además, aprovechar estas líneas para daros las gracias. Nada de esto habría sido posible sin quienes, durante tantos años, os habéis sumado a la batalla. El ocaso del carbón en la producción de electricidad ya es real.

Mario Rodríguez

Mario Rodríguez

@mario_rod_var

Fotos: Pedro Armestre