Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

El activismo tiene futuro

Algo se está moviendo en la sociedad. La ciudadanía parece estar más dispuesta que nunca a alzar su voz frente a los recortes sociales y a la inacción política.

Los movimientos juveniles como Fridays for Future son solo un ejemplo y Greenpeace y Novact consideran clave apoyarles con su experiencia y conocimientos.

A mediados de septiembre Greenpeace y Novact (Instituto Internacional para la Acción Noviolenta) organizaron el primer campamento de formación masiva de activistas en el pequeño pueblo abulense de Piedralaves. Entre participantes, ponentes y personal de la organización fueron cerca de 300 personas.

Pudieron intercambiar opiniones y experiencias sobre los variados movimientos y colectivos con los que colaboran

A lo largo de cuatro días, las personas participantes, en su mayoría jóvenes, y más chicas que chicos, pudieron intercambiar opiniones y experiencias sobre los variados movimientos y colectivos con los que colaboran, además de formarse en diferentes líneas de aprendizaje: tácticas de acción directa noviolenta, planificación de campañas y estrategia, incidencia política, comunicación de campañas o arte y resistencia creativa. Había tanto personas de un mismo colectivo como otras que acudieron individualmente, sin embargo, ya desde el primer día era raro ver a alguien fuera de un grupo.

Como aseguraba el coordinador del proyecto, Javier Raboso, el objetivo era empoderar y compartir experiencias adquiridas durante años con otros colectivos y personas, especialmente jóvenes. “Felizmente vemos cómo cada vez más la gente joven sale a la calle para protestar por cuestiones como la crisis climática y es ahí donde queremos incidir, queremos apoyar y ofrecer toda nuestra experiencia, y hacerlo de la forma más generosa y humilde posible”. Y a decir por las caras que se veían en todos los equipos de trabajo, el objetivo se consiguió con creces.

Protesta masiva

Una de las actividades que más impresión causó al grupo de participantes fue el simulacro de protesta masiva en uno de los bosques cercanos al campamento. Se trataba de practicar cómo se coordina un grupo grande de personas en una manifestación pacífica y el equipo resolvió la situación con nota.


Túnel de lavado

El cuidado de las personas ha sido otra de las claves durante el desarrollo de los diferentes lineas de aprendizaje y los talleres. En algunas situaciones se experimentó con situaciones reales que podían generar angustia en algunas personas que luego eran reconfortadas por todo el equipo.


Debates sin fronteras

La organización ha contado con equipos de expertos y expertas en diferentes materias donde se generaron numerosos debates y se abordaron cuestiones como el significado del concepto de violencia. La intervención de todas las personas participantes y la construcción colectiva han sido fundamentales en el campamento.


Texto: Conrado García del Vado   Fotos: Pablo Blázquez