Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

CIUDADANÍA
COMPROMETIDA

Este verano lanzamos a nuestro voluntariado un reto: lograr que sus ayuntamientos declararan la Emergencia Climática.

El reto era complicado, pero la necesidad de actuar mayor. Así que armados de todo su talante, diálogo y buen hacer, voluntas de Tarragona, Castrourdiales, Almería, Mallorca, Bilbao, Zaragoza… junto con la Alianza por la Emergencia Climática, se han reunido con representantes políticos para pedirles que actúen ya en más de 350 ciudades. No podemos esperar más. El planeta no puede esperar más.

No todas las mociones han sido aprobadas aún, pero seguiremos insistiendo en la lucha contra el cambio climático, en la calle, en los despachos y en las casas, porque ese es el compromiso del voluntariado de Greenpeace: ciudadanía comprometida moviéndose para cambiar las cosas.

La ONU pide comer menos carne

A primeros del mes de agosto se conocían los resultados del documento especial sobre cambio climático y uso de la tierra del equipo intergubernamental de especialistas en cambio climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés) y apuntaba claramente a que es necesario reducir el consumo de carne para evitar los impactos más drásticos de la crisis climática.

Además de la emisiones derivadas de la propia actividad ganadera, el análisis destacaba la destrucción de bosques para crear pastos o cultivos para la alimentación del ganado, y apuntaba al consumo de carne en los países más ricos como uno de los principales motores del problema.

Peligro nuclear (flotante)

Este verano Rusia ha paseado por sus costas la primera central nuclear flotante, una especie de barco de 140 metros de eslora y una altura similar a la de un edificio de 10 pisos, que aloja en su interior dos reactores nucleares de 35 MW y que, en teoría, podría desplazarse a cualquier lugar del mundo, aunque su destino inicial es la península de Chukotka, en Siberia, para abastecer con electricidad a 100.000 personas.

Su nombre oficial es Académico Lomonósov y es el orgullo de la denostada industria nuclear rusa, sobre la que siempre pesará la oscura sombra del accidente de Chernóbil. Y aunque la agencia atómica rusa, Rosatom, asegura que no puede hundirse, nadie puede ofrecer garantías de ello.

Varapalo a la macrogranja

El proyecto de macrogranja en la pequeña localidad soriana de Noviercas se ha topado con un importante obstáculo: el agua. La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha denegado la solicitud de concesión de aguas subterráneas a la cooperativa Valle de Odieta, S.C.L. Por el momento, la denegación se debe a un defecto de forma en la tramitación, por lo que podría volver a presentarse, aunque se pone cada vez más difícil.

Este proyecto, con 23.520 vacas, sería la mayor explotación industrial animal de Europa y estaría entre los cinco más grandes del mundo y su impacto ambiental y climático sería considerable, tanto por el consumo de recursos naturales como por los vertidos de purines y las emisiones derivadas de la actividad.

Marc Gasol no quiere plásticos

El jugador de la NBA Marc Gasol ha sumado su voz a la de las numerosas personas que han decidido darle la espalda al plástico de un solo uso. El catalán se ha unido a la campaña de Greenpeace #MalditoPlástico y viajó al Mundial de Baloncesto de China con botellas reutilizables de Greenpeace para “ganarle el partido” al plástico de un solo uso.

Se estima que solo se recicla el 9% del plástico mundial por lo que Greenpeace pide a las grandes empresas que produzcan menos envases desechables y a las administraciones más legislación para abordar con leyes y prohibiciones este grave problema ambiental generado especialmente por los plásticos de usar y tirar.

¿Un día sin
coches?

Esa es la propuesta que se realiza anualmente cada 22 de septiembre durante la Semana Europea de la Movilidad. Este año, más de 20 grupos de voluntariado de Greenpeace salieron a la calle para realizar una pegada de carteles por este motivo.

En la víspera de la gran semana de movilizaciones ciudadanas por el clima, numerosas calles de distintas ciudades españolas se despertaron empapeladas de carteles que demandaban menos coches, menos contaminación. 

La contaminación atmosférica causa cada año más de 400.000 muertes prematuras solo en la Unión Europea y más de 38.000 en España y genera cientos de miles de euros en costes externos ligados a la salud.

Nuevo agosto de calor

Según daba a conocer recientemente la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el pasado mes de agosto España registró el quinto agosto consecutivo con temperaturas más altas de lo normal. De hecho, ocho de los diez agostos más cálidos desde 1965 se han registrado en el siglo actual, lo que constata una tendencia clara de aumento de la temperatura en el país.

A estos datos se suman las lluvias torrenciales con récords de precipitación en varias ciudades españolas en este mes. La comunidad científica lleva años advirtiendo de que el cambio climático se dejará sentir con el aumento de la gravedad y frecuencia de fenómenos normales como el calor en agosto y las tormentas, y estas tendencias son clara muestra de ello.

Las 400 bombas de Borrell

Hace ahora un año que salía a la luz la reventa de España de 400 bombas estadounidenses de precisión láser a Arabia Saudí. Tras la paralización en primera instancia de esta operación por parte del Gobierno, el entonces ministro de Exteriores Josep Borrell confirmaba que “España sí mantendría el contrato de venta”, como finalmente sucedió.   

La participación de Arabia Saudí en el conflicto armado del Yemen, que le ha costado la vida a miles de personas y ha provocado una verdadera crisis humanitaria, para el que se sospechan podrían ir las armas vendidas por España, hace necesario un estricto control por parte del Gobierno para evitar ser cómplices de ataques contra los derechos humanos.