Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Rostros y cifras #enmarchaporelclima

Durante 26 días, el Rainbow Warrior estuvo recorriendo la Península con la campaña ‘En marcha por el clima’. estas son las cifras y algunos de los rostros que marcaron este viaje para reclamar un cambio energético para hacer frente a la crisis climática.

Rostros y cifras #enmarchaporelclima © Greenpeace / Mario Gómez

Los números que resumen un mes de intenso trabajo son: tres puertos visitados (Barcelona, Málaga y Vilagarcía de Arousa); tres acciones y tres ruedas de prensa; un concierto; 24 reuniones a bordo con grupos políticos y autoridades; 265 personas compartiendo experiencias en talleres de energía ciudadana y cafés de innovación energética; casi 70 medios de comunicación vinieron a hacer entrevistas y conocer la campaña; y 11.500 personas visitaron el barco (más de 1.100 socios y socias).

  • 1.100 socios y socias visitaron el barco para conocer la campaña
  • 137 voluntarios y voluntarias han contribuido con su ayuda y su tiempo haciendo todo tipo de tareas
  • 3 puertos Barcelona, Málaga y Vilagarcía de Arousa
  • 11.500 personas participaron en las jornadas de puertas abiertas a bordo del Rainbow Warrior

Además, contamos con la participación de casi 50 testimonios de gente de diferentes ámbitos que ya está “en marcha por el clima”: representantes de la comunidad científica (entre ellos las mujeres y hombres de El Tiempo); referentes nacionales en el ámbito energético; jóvenes por el clima y personas y colectivos que forman parte de los proyectos de alternativas de energía ciudadana contra el cambio climático, recogidos por Greenpeace. Todos unieron sus voces a la de Greenpeace para pedir que se cambie la energía, no el clima.
Con toda esta fuerza detrás y el empuje de tanta gente, hay una última cifra muy importante: los 137 voluntarios y voluntarias, que han sido la espina dorsal de este tour regalando su tiempo libre para hacer de guías en las jornadas de puertas abiertas, ayudantes de cocina y activistas en las acciones. Estos son algunos de los rostros de esta travesía climática.

Planeta frito

Activistas de Greenpeace colocaron un huevo frito gigante con forma de planeta en una sartén de más de 500 kg frente a La Manga del Mar Menor para denunciar el incesante aumento de temperatura, especialmente en los océanos. Las evidencias son alarmantes: los mares están 1,1 ºC más calientes; los veranos en España se han alargado cinco semanas; los últimos cuatro años han sido los más cálidos de la historia; este junio ha sido el más caluroso jamás registrado; las olas de calor severas han aumentado 10 veces desde principios del s.XX. Unos tristes récords que no paran de batirse.

Sara Freire

28 años, higienista dental de Pontevedra, a pesar de su juventud lleva más de una década de voluntaria ya que empezó con solo 17 años.
Sara Freire

Mario Álvarez

22 años, estudiante de Arquitectura en Sevilla. Hace dos años vio en redes sociales que podía ser voluntario de Greenpeace y no se lo pensó.

Ricardo Hartasánchez

58 años, freelance de Madrid, hace un año decidió dar un nuevo rumbo a su vida y hacerse voluntario.

Pino Alemán

60 años, canaria, ayudante de cocina a bordo. Fue al hospital donde estaba la activista herida por la Armada para ayudar y desde entonces no ha dejado de hacerlo.

Texto: Marta San Román