Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

La urgencia del cambio climático

Las evidencias alertan del cambio climático y en Greenpeace hemos querido mostrarlas a través de imágenes, datos y testimonios de la comunidad científica. Pero también nos hemos movilizado contra su principal causa (el carbón) en más de 20 puntos, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Olas de calor, fenómenos meteorológicos extremos, especies invasoras o intensificación de enfermedades… España se encuentra ya en un proceso de cambio climático y para evidenciar estos efectos, Greenpeace ha recopilado imágenes que los visibilicen, datos que los corroboren y testimonios de la comunidad científica en su informe Así nos afecta el cambio climático. En él se constata que nuestro país es uno de las más vulnerables al cambio climático y por ello debe tomar el liderazgo en su lucha. Los fenómenos atmosféricos son cada vez más frecuentes e intensos y se prevé que se multipliquen, si no se pone freno al calentamiento global. Los escenarios de futuro indican que las olas de calor se repetirán y superarán los récords de temperaturas hasta ahora registrados, la gota fría traerá graves lluvias torrenciales e inundaciones en pueblos y ciudades del Mediterráneo y los huracanes, atípicos en esta zona del planeta, visitarán la Península. A lo que se suma la subida del nivel del mar (vinculada al deshielo continental y al aumento de la temperatura marina) y el cambio en la dinámica de los incendios.

“Lo más peligroso de estos nuevos incendios no son sus dimensiones, que también, sino su capacidad y velocidad de expansión. Es una carrera fuera del control. No teníamos registros en Europa de incendios de este calibre. Y además hay incertidumbres de hasta dónde pueden llegar”, explica Marta Miralles, de la Unidad Técnica GRAF (Grupo de Actuaciones Forestales). Ingeniera forestal y subinspectora del cuerpo de bomberos de la Generalitat de Cataluña.

Por su parte, el Dr. David Vieites, biólogo y director del departamento de Cambio Global del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) no tiene dudas de estos efectos: “Existen evidencias palpables de que hay desertización, no solo en base a modelos científicos sino que ya se está viendo en el campo, en los cultivos, en los bosques… Se espera una reducción progresiva de precipitaciones que se va a sumar a una mayor evapotranspiración, hasta llegar a fenómenos extremos como largas olas de calor. Junto a este descenso de las precipitaciones se producirán otros fenómenos extremos como lluvias torrenciales puntuales u olas de calor”.

A esto se suman los efectos en la biodiversidad a través del aumento de la aparición de especies invasoras (como el mejillón cebra, el mosquito tigre o la proliferación de medusas) y la desaparición o descenso de otras. Así lo explica Macarena Marambio, coordinadora e investigadora del proyecto Alerta medusas del Instituto de Ciencias del Mar: “Lo más importante no es si hay más o menos medusas sino que la gente entienda y piense que por qué es un problema, y que no se quede solo en que me molestan y ya está, sino por qué están ahí. Todas las causas son humanas y tenemos que ser conscientes de tomar medidas para que no vaya a más”.

Dentro de los impactos sociales del cambio climático, son especialmente importantes los relativos a la salud. Cristina Linares Gil, científica titular del Instituto de Salud Carlos III e integrante del grupo para el Sexto Informe de IPCC sobre cambio climático, señala un aumento de la mortalidad vinculada a las olas de calor, una mayor incidencia de enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica (alergias), el agravamiento de las enfermedades circulatorias y respiratorias debido principalmente a extremos térmicos (olas de calor y frío) y el aumento del riesgo de enfermedades tropicales transmitidas por mosquitos (dengue, chikunguya).

Datos, estudios, informes, advertencias, opinión de científicos… El simple hecho de recopilarlo todo, da una dimensión de la enormidad del problema y del reto. Y ese era el objetivo de Greenpeace: resaltar esos efectos, no para quedarnos en ellos, no para pensar que no se puede hacer nada, sino todo lo contrario: para insistir en la urgencia de actuar, sabiendo que las soluciones están disponibles y son beneficiosas para la sociedad y la economía.

España debe liderar la lucha contra el cambio climático porque será uno de los países más afectados

Jabones para lavarte las manos

“Utiliza estos jabones y olvídate de las causas y consecuencias del cambio climático. Líderes de todo el mundo ya los usan para lavarse las manos. ¡Notarás cómo los remordimientos desaparecen!” este es el irónico mensaje que Greenpeace mandó a los políticos y al que la propia ministra de Transición Ecológica contestó en su Twitter.
Jabones para lavarte las manos © Greenpeace

Texto: Marta San Román   Fotos: Pedro Armestre