Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Calcula tu riesgo de incendio

Los montes, en los que a menudo se insertan viviendas, son un auténtico polvorín para los incendios forestales. proteger las casas es básico para proteger los bosques

Calcula tu riesgo de incendio © Greenpeace/ Pedro Armestre

¿Cómo saber cuándo nuestro hogar está en peligro? Greenpeace ha elaborado una calculadora de riesgo de incendios que lo evalúa

Chalets enclavados en mitad de un monte, apartamentos turísticos rodeados por vegetación, urbanizaciones en medio del bosque… Son imágenes tan bucólicas como peligrosas. Un polvorín para el fuego. El año 2017, con 56 grandes incendios, fue el peor del decenio en España (la media es de 20) y con un aviso: este tipo de episodios ya no son una excepción, sino un problema social y medioambiental de primer grado que exige nuevas soluciones.
Mientras que en zonas donde habitualmente sufren inundaciones, sequías o terremotos, se preparan para ello, en España, un territorio particularmente proclive a los incendios, la planificación para el fuego suspende estrepitosamente. Ninguna comunidad autónoma cumple la normativa, según un reciente informe de Greenpeace elaborado en colaboración con Medi XXI, una consultora especializada en ingeniería forestal y gestión de emergencias.

El modelo actual de gestión de incendios basado únicamente en la extinción no resuelve el problema. Se centra en las causas que originan el fuego, pero no en las que lo propagan. Los progresivos cambios demográficos, el abandono rural o la matorralización de cultivos abandonados han modificado el paisaje y, por tanto, la frecuencia e intensidad de los incendios. Estos factores han configurado un paisaje altamente inflamable que sufre las consecuencias del cambio climático (olas de calor, sequía…).
En este paisaje inflamable se inserta además una planificación urbanística que no tiene en cuenta el riesgo de incendios forestales, con viviendas en mitad de montes y bosques que se consideran “indefendibles”.

Uno de los principales problemas es la ausencia generalizada de planes de autoprotección, unos planes recogidos en la Directriz Básica de Protección Civil que deberían vigilar que se cumplan. Por ello es necesario que la ciudadanía conozca el riesgo de incendio forestal para poder prevenirlo y mitigarlo. ¿Cómo saber cuándo nuestro hogar está en peligro? Es fácil. Greenpeace ha elaborado una Calculadora de Riesgo (riesgodeincendios.org) frente a incendios forestales para que cada persona lo evalúe de forma sencilla contestando a unas breves preguntas.
Este es el primer paso. El segundo es elaborar nuestro propio plan de autoprotección. Solo garantizando la seguridad de nuestras viviendas será posible que los medios se puedan centrar en la extinción del fuego y no en defender viviendas vacías, lo que revertiría en menos hectáreas calcinadas de bosque y en la seguridad de la población.

La opinión experta

“El reto de la gestión no debería ser eliminar los incendios, sino crear paisajes que generen regímenes de incendios sostenibles tanto ecológica como socialmente”. Juli Pausas, científico de Ecología Vegetal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

“Lo que realmente ha cambiado es el paisaje, que hace que los incendios se comporten de manera distinta” María Pipió, ingeniera forestal, especialista en interfaz urbano-forestal

“Tenemos la obligación de armonizar nuestra relación con el fuego”. Oriol Vilalta, director de la Fundación Pau Costa.

Texto: Ana Martínez   Fotos: © Pedro Armestre