Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Una oficina 100% Greenpeace

En marzo estrenamos nueva sede: sostenible, respetuosa con el medio ambiente y acorde con el pensamiento de la organización.

En marzo estrenamos nueva sede: sostenible, respetuosa con el medio ambiente y acorde con el pensamiento de la organización. Noelia Palafox

Tras más de 20 años en su sede histórica, Greenpeace ha cambiado su antigua oficina por una nueva que se adapta más a la filosofía de la organización y a los nuevos tiempos. Con una arquitectura sostenible referente en toda Europa, la nueva oficina es un ejemplo de ecologismo urbano. Esta sede es un edificio acorde con los valores de Greenpeace gracias a la eficiencia energética, el empleo de materiales reciclados, la reducción a cero de emisiones de CO2 o la evasión de fuentes de contaminación por electricidad estática.

Además la sede no solo es un espacio de trabajo diario también se puede convertir en un auditorio o un espacio de encuentro con una capacidad superior a las 200 personas, para que tanto el voluntariado, y otras entidades comprometidas con la protección del medio ambiente y de la paz, encuentren un lugar acorde a su filosofía.

Greenpeace hace una apuesta por amueblar la oficina con materiales totalmente ecológicos, creando un espacio de trabajo que respira, suponiendo una mejora sustancial en climatización, ventilación e iluminación.

Meses de trabajo 

La obra ha contado con la colaboración de colectivos y profesionales que han asegurado que la oficina fuera 100% sostenible

 Los detalles

  1. Mobiliario
    La madera empleada es de proximidad y con certificación ambiental; la pintura es ecológica con sello Ecolabel.
  2. Materiales
    Se han reutilizado y reciclado elementos de la antigua oficina y usado otros de bajo coste energético y sin químicos.
  3. Vegetación
    En la oficina contamos con más de 300 plantas en todo el espacio.
  4. Climatización
    Hay un nuevo sistema de calor eficiente sin bomba de calor y de frío que incluye un sistema evaporativo de agua, sin gases fluorados.
  5. Energía
    Gracias al molino de viento de la organización y al proveedor de energía, toda la energía empleada es 100% renovable
  6. Aislamiento pasivo
    Se han usado aislantes como vidrios eficientes o recubrimiento con paneles de fibra de algodón reciclado.

¿Qué os parece la nueva oficina?

“Un lugar coherente con los valores de la organización” María Luisa Toribio, vicepresidenta de Greenpeace.

Refleja los cambios que proponemos al haber transformado un lugar con pasado industrial en un espacio que combina sostenibilidad medioambiental y bienestar de las personas con la función de denuncia de Greenpeace, ya que hay numerosos elementos como pancartas integrados en la decoración de la oficina.

“Es una herramienta reivindicativa” Mario Rodríguez, director ejecutivo de Greenpeace.

Cada día Greenpeace exige a empresas y Gobiernos cambios para hacer de este planeta un lugar mejor y la nueva sede es un ejemplo de que esos cambios son posibles cuando existe voluntad. Además nos permite desarrollar un trabajo más efectivo y adaptado a los nuevos tiempos respetando nuestros valores.

“Queremos ser una referencia” Julián Carranza, director de Organización de Greenpeace

Con el proyecto hemos querido combinar la vertiente ecologista y la social. Además de haber apostado por la transformación de un espacio y hacerlo de forma respetuosa con el medioambiente, el objetivo era lograr el bienestar de las personas que trabajan en Greenpeace. La sede está además abierta al barrio y a otras organizaciones que quieran utilizarla.

Adipiscing accumsan eu

Texto: Mario Ruiz-Ayúcar Dorado